YO NO ESTABA PREPARADA PARA … MUSTANG EXPERIENCE

Realizar el curso de certificación profesional de Marketing me ha llevado a conocer una de las empresas ilicitanas con mayor proyección internacional debido a su progreso en el mundo del calzado.

Comenzaron cómo una pequeña fabrica familiar a las afueras de Elche,  hoy día son una de las empresas zapateras ilicitanas con mayor proyección internacional y con su base de operaciones en Elche Parque Industrial. Allí conocimos a Sergio Ros, uno de los socios e hijo del fundador de la marca Mustang, Pascual Ros. Sergio, estudió periodismo y marketing por lo que las ventas y la publicidad es un mundo sin misterios para este profesional, que nos hizo bajar a a la realidad del mundo laboral y nos explico la teoría a pie de calle.

 

Todos atentos que comienza la visita:

Una gran propuesta, es la  ART MUSTANG GALLERY, un espacio dentro de la sede dedicado a exposiciones, ponencias, charlas, para acercarnos la cultura un poco más. En nuestra visita, estaban montando una de las exposiciones dedicada al ladrillo; supongo, por lo de la fila uniforme de ladrillos rojos de la foto, pero bueno a nosotros nos interesaba conocer el corazón de esta máquina casi perfecta.

Subimos por escaleras de caracol que te llevan a las plantas superiores, y allí comienza nuestra ruta por cada una de las estancias. Primero nos muestra la Fundación Pascual Ros, sociedad con fines sociales, de la cual él es presidente. (http://www.fundacionpascualrosaguilar.org) Se nota que Sergio es una persona empática, que le gusta socializar con la gente y que cree que es mucho más importante “el tiempo que el dinero”.

 

Proseguimos la visita,en esta ocasión conocemos las oficinas dónde trabajan más de 300 empleados, y lo cierto es que molan muchísimo, espacioso, dónde puedes hablar con tu compañero, sin sentir que estás cometiendo pecado mortal y dónde se respiraba un buen ambiente de trabajo.

También puedes encontrar una obra de arte dónde menos te esperas, al lado de tu mesa, que se mimetiza con la estructura de la nave, veáse el archivo gráfico adjunto:

¿Qué será , un cuerpo de pollo a tamaño humano? ¿Una mujer boca abajo sin cabeza? Lo qué es seguro, es que no deja a nadie indiferente.Abstracto, colorista y único.

Me encantan las paredes pintadas, y las cristaleras de cada una de las salas, dan sensación de libertad y aportan alegría al ambiente.

Ahora nos avisa que nos preparemos para entrar en el fantástico mundo del zapato, casi, casi se me sale el corazón, voy a entrar en la cámara del tesoro.

Primero nos enseña dónde se realizan los diseños, se eligen los materiales y las colecciones para las próximas temporadas, y luego dónde todo ello toma forma, la sala de muestrarios. Allí dónde perfectamente podrían haber unas 2000 referencias diferentes.

Cada vez esto se pone más interesante, mientras nos cuenta cuantas marcas pertenecen al grupo: Mustang Kids, Mustang, Maria Mare, Sixty Seven, Hannibal Laguna ,WAU y Estefania Marco, cada una de ellas con identidad propia y dónde tiene cabida multitud de estilos para toda la familia.

Modelos únicos, de los que quieres tener en tus manos y que te harían la mujer más feliz del mundo, materiales diversos, charol, pelo, pieles, me estoy volviendo loca de amor por ellos. Todos me gustan, y los quiero para mí.

Bueno, ya casi la visita ha acabado y nos lleva de vuelta a la entrada de la sede, nos señala un cristal, desde el cuál se puede ver la tienda Mustang, para ellos es muy importante que los trabajadores vean lo que con su trabajo se consigue, productos de moda para nuestros pies. Yo también creo que lo hace para que las locas de los zapatos como yo , nos gastemos todo el sueldo allí.

Llegamos al final y como siempre hacemos nos retratamos en la puerta , chicas una experiencia MUSTANG inolvidable. Agradecer a Sergio Ros, su amabilidad y consejos laborales, y espero poder pertenecer en un futuro próximo a vuestra empresa, ahí dejo caer la caña.

 

Y me voy, no sé si en la bicicleta de la portada . Hasta la próxima semana, con un nuevo post, espero os haya gustado, besosssssssssss